Nunca sobrepasas el evangelio

Martyn Lloyd-Jones cuenta la historia de cómo la iglesia en la que él se crió, comenzó con gran avivamiento, pero este mismo murió con el tiempo. Cuando preguntó qué era lo que había llevado a la iglesia a tal declive, un señor mayor lo atribuyó al hecho de que cuando se llevó a cabo ese avivamiento, el evangelio se anunciaba de manera regular y poderosa, pero con el paso del tiempo se supuso que ya no se necesitaba proclamar el evangelio, ya que los que asistían a la iglesia ya eran cristianos.

LLOYD-JONES SE DETERMINÓ A SIEMPRE PREDICAR EL EVANGELIO, SIN IMPORTAR A QUIEN LE PREDICARA. 

No solamente consideraba que era una «suposición fatal» el pensar que porque alguien va a la iglesia, seguro ya es cristiano, sino que también creía que los cristianos nunca sobrepasan su necesidad de escuchar el evangelio. 

El evangelio no es un buen consejo acerca de lo que debes hacer para Dios, el evangelio son las buenas noticias de lo que Dios ha hecho por ti en Cristo. Pablo dice que el evangelio es “El poder de Dios para salvación a todo aquel que cree” (Romanos 1:16). Pablo dijo a los efesios que fue cuando oyeron el evangelio de salvación y creyeron en Jesús que ellos fueron salvos (Efesios 1:13)

Claramente, aquellos que aún no creen, necesitan escuchar el evangelio, para que sepan quien es Jesús y lo que Él ha hecho por ellos, para que crean y sean salvos. Pero ¿qué pasa con los que ya creen? ¿qué es lo que ellos necesitan? ¿Instrucción bíblica? Absolutamente. Sin embargo, ¿sabes que otra cosa necesitan los creyentes para crecer en su fe y en su relación con Dios? Necesitan escuchar el evangelio.

EL EVANGELIO NO ES SOLO EL PUNTO DE PARTIDA DEL CRISTIANISMO; ES EL CORAZÓN LATIENTE DEL CRISTIANISMO.

En su carta para la iglesia de Galacia, Pablo le escribió a un grupo de cristianos, quienes, a pesar de ser seguidores comprometidos de Jesús, aún trataban de justificarse ante Dios por medio de sus propias obras. Así que Pablo le escribe a estos creyentes para recordarles del evangelio y darles instrucción: lo que Jesús había logrado por ellos, y lo que eso significaba para sus vidas.

 “¿Tan insensatos sois? Habiendo comenzado por el Espíritu, ¿vais a terminar ahora por la carne?” (Gálatas 3:3).

A pesar de que ya eran creyentes, aún tenían la necesidad de escuchar el evangelio.

Esto no es un tema exclusivo de la carta de Pablo a los gálatas, más bien, es un patrón que vemos a través de las cartas apostólicas en el nuevo testamento. Cuando los apóstoles escribieron a  los cristianos primitivos, no se enfocaron meramente en decirles cómo deben vivir ahora que son seguidores de Jesús, sino que también les recordaron el evangelio y los animaron a responder al evangelio en cada área de sus vidas.

EL PATRÓN DE LOS APÓSTOLES ERA RECORDARLE A LOS CREYENTES DEL EVANGELIO, COMO MOTIVACIÓN Y EL PATRÓN PARA LA VIDA CRISTIANA. 

LO QUE ESTO SIGNIFICA ES QUE NUNCA CESA TU NECESIDAD DE ESCUCHAR EL EVANGELIO. NO IMPORTA CUÁNTO TIEMPO LLEVA ALGUIEN DE SER CRISTIANO, NUNCA LLEGARÁN AL PUNTO EN EL QUE NO NECESITARÁN ESCUCHAR EL EVANGELIO.»

Significa que el evangelio no solo es le medio por el cual las personas son salvas, sino que también es el medio por el cual crecemos al creer, abrazar y aplicar el evangelio en cada área de nuestras vidas.

Cuando Pablo instruye a los efesios acerca del matrimonio, él no le dijo a los esposos y a las esposas que se amen y respeten entre sí porque es “lo correcto,» sino que los instruyó sobre el matrimonio en base al evangelio (Efesios 5:22-33).

Cuando Pablo le escribió a los corintios acerca de la generosidad, no les dijo que esto era lo que tenían que hacer porque eran cristianos, sino que apeló en base al evangelio: “Porque conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que siendo rico, sin embargo por amor a vosotros se hizo pobre, para que vosotros por medio de su pobreza llegaréis a ser ricos.”(2 Corintios 8:9) 

ESTA ES MOTIVACIÓN EN BASE AL EVANGELIO DE LA GRACIA DE DIOS.

Mientras que las leyes pueden controlar el comportamiento, no tienen efecto en el corazón. En cambio, cuando el corazón es cambiado por la gracia y amor de Dios, las acciones procederán por igual.

El patrón apostólico en el nuevo testamento es el predicar el evangelio tanto a no creyentes como creyentes y demostrar cómo es que el evangelio nos habla a cada área de nuestra vida. Que seamos quienes seguimos este patrón, aplicando el evangelio en toda nuestra vida, y proclamemos fielmente en todo lugar, enseñando o predicando, sin importar nuestro público.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>